miércoles, 7 de septiembre de 2011

Clásicos

“Classic” fue la palabra con la que el dependiente, y además aficionado y entendido, de una tienda londinense, definió el sonido de unos chicos de Seattle que cocinan la música con los ingredientes tan del gusto de los ingleses que pudieran pasar por colegas de Leisure Society, Laura Marling, Fionn Regan, Mumford & Sons,... Una tienda de discos de las de antes, donde, dependiendo del artista por el que preguntes o cuyo álbum compres, te encuentras con el consejo y la canción del disco que te acabarás por llevar en la bolsa, seducido, embaucado o enamorado. Les juro que hubo un tiempo en que siempre salía de las tiendas con los discos de tres en tres.


"The Head & The Heart" no era el álbum que buscaba Joserra, pero acabó haciendo compañía al recién publicado "Hearts & Arrows" de Danny & The Champions of The World al salir por la puerta de la mítica Rough Trade y, pensándolo bien, el adjetivo probablemente iba dirigido a este último, no importa. Tampoco son el verdadero motivo de las letras que ahora escribo, es sólo que el destino ha querido que su nombre siempre vaya ligado al del mayor de los Wilson, y le debo su descubrimiento a la historia contada en la Land. Dos clásicos bajo el brazo.
Unos días antes, quizá después, es posible que incluso mientras esto sucedía, un avión me llevaba rumbo a Santander y los auriculares, con la primicia de "Hearts & Arrows", me trasladaban a los tiempos en que Springsteen le regalaba canciones a Patti Smith, Tom Petty todavía no era colega de Jeff Lyne, John Hiatt se convertía en una referencia que casi nadie reconoce como tal y Elliott Murphy hacía las maletas buscando en Paris la suerte y el amor que América le negaba.


Dylan, omnipresente en el anterior trabajo de Danny, parece haber perdido protagonismo en favor de quienes todos tenemos en mente cuando hablamos de música americana, influencias, a veces, demasiado obvias (¿o no es Bruce Springsteen el autor de “On the street”?) para firmar un disco redondo, clásico, pero a la vez... entonces, ese dependiente de la tienda cuyo nombre no voy a desvelar pincha "Nothing is Wrong" de Dawes. Todavía no he pagado, llama mi atención, creía haberles dicho que hubo un tiempo en que compraba los discos de tres en tres. Parecen beber de las mismas fuentes que Danny & The Champions of The World, escuchar su reciente nuevo álbum te lleva de un lado al otro de los Estados Unidos de America y a todos los artistas antes citados con parada en las armonías vocales de Crosby, Stills & Nash, sin embargo, ninguna de sus canciones recuerda expresamente a nadie en concreto: la influencia está presente pero no se nos muestra evidente. Claro que todo esto es tan subjetivo...
Unos recién llegados, sólo dos álbumes publicados, desde California, con la madurez artística de quien en su segunda entrega ha sabido compilar lo mejor del subconsciente para facturar... sí, UN CLÁSICO.


Al final, todos ellos eran el motivo de mis palabras: tres clásicos.

3 comentarios:

  1. Coco te echo de menos, mi respuesta en la barra lateral, esa que has perdido y que era tan valiosa.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Tres tremendo temas (¡toma la aliteración...!). He de confesar que el de The Head and The Heart me ha cautivado aunque esos toques del viejo Neil en algunos acordes de Dawes me fascinan. En fin, maravillosos.

    Gracias.

    Un abrazo. Y espero que todo vaya bien. Me agrada la sencillez del fondo.

    ResponderEliminar
  3. Tuve la suerte de ver a The Dawes este verano en el Niemeyer compatiendo escenario con Jackson Browne; gran descubrimiento; el cantante también está en Middlebrother, banda también a seguir muy de cerca.
    Saludos

    ResponderEliminar