martes, 13 de julio de 2010

Famous Blue Raincoat

Tenía la sensación de que después de contar el concierto de Leonard Cohen, el blog ya no tenía razón de ser, como si el fin de las otras cincuenta entradas anteriores fuera llegar hasta él. Una etapa de crisis (no sólo a nivel económico) sin nada que decir ni ganas de buscarse un motivo para hacerlo. Y después de tanto tiempo no sabía como retomar esta historia, así que:
Escribía ayer lo que mi mente guarda del concierto de Leonard Cohen en el BEC y buscando videos con los que dotar al texto de un poco de vida, escuche como diez diferentes versiones de “Famous Blue Raincoat”. No se lo van a creer, pero desde el 17 de septiembre pasado, cada vez que escucho la canción los ojos se me empañan peligrosamente y un nudo en mi garganta lucha por desatarse.
Refrescar el recuerdo de las más de tres horas vividas hace casi diez meses siempre me acelera las pulsaciones, sé que mucha gente para la cual Leonard Cohen es sinónimo de aburrimiento nunca se llagará a creer que el canadiense me ofreció el mejor concierto de rock, sí de rock, que haya vivido jamás, pero así fue, y “Famous Blue Raincoat”...
Está escrita en forma de carta, narrando la peor de las traiciones, la de un amigo (quizás la de un hermano al que se dirige como my brother, my killer) y su propia mujer.
Incluida en su álbum de 1971 “Songs of love and hate”, esta versión está grabada en directo en 1979 para la televisión alemana:


It’s four in the morning, the end of December
I’m writing you now just to see if you’re better
New York is cold, but I like where I’m living
There’s music on Clinton Street all through the evening.

I hear that you’re building
your little house deep in the desert
You’re living for nothing now,
I hope you’re keeping some kind of record.

Yes, and Jane came by with a lock of your hair
She said that you gave it to her
That night that you planned to go clear
Did you ever go clear?

Ah, the last time we saw you
you looked so much older
Your famous blue raincoat was torn at the shoulder
You’d been to the station to meet every train
And you came home without Lili Marlene

And you treated my woman to a flake of your life
And when she came back she was nobody’s wife.

Well I see you there with the rose in your teeth
One more thin gypsy thief
Well I see Jane’s awake –
She sends her regards.

And what can I tell you, my brother, my killer
What can I possibly say?
I guess that I miss you, I guess I forgive you
I’m glad you stood in my way.
If you ever come by here, for Jane or for me
Your enemy is sleeping, and his woman is free.

Yes, and thanks,
for the trouble you took from her eyes
I thought it was there for good
so I never tried.

And Jane came by with a lock of your hair
She said that you gave it to her
That night that you planned to go clear

Sincerely, L. Cohen


Son las cuatro de la mañana, finales de diciembre.
Ahora mismo, te estoy escribiendo para saber si estás bien.
Nueva York es frío, pero me gusta donde vivo.
Suena música en Clinton Street durante toda la tarde.

He oído que estás haciéndote
una pequeña casa en medio del desierto.
Ahora, tu vida no tiene sentido.
Espero que guardes algún tipo de recuerdo.

Sí, y Jane vino con un mechón de tu pelo.
Me dijo que se lo habías dado
aquella noche que decidiste cortar con todo.
¿Lo has hecho realmente?

Ah, la última vez que te vimos,
parecías mayor.
Tu famoso impermeable azul estaba gastado por los hombros.
Has estado yendo a la estación a mirar los trenes.
Y volviste a casa, sin Lili Marlene.

Y has tratado a mi mujer como un objeto más de tu vida.
Y cuando volvió conmigo, ya no era la esposa de nadie.

Bueno, te veo ahí, con una rosa entre tus dientes.
Otro debilucho ladrón gitano.
Veo a Jane despierta.
Te manda recuerdos.

Y todo lo que puedo decirte, mi hermano, mi asesino,
¿Qué puedo decir?
Supongo que te echo de menos. Supongo que te perdono.
Me alegro de que te cruzaras en mi camino.
Si alguna vez vienes por aquí, ya sea por Jane, o por mí.
Tu enemigo estará durmiendo, y su mujer será libre.

Sí. Y gracias
por el problema que le quitaste de delante.
Yo creía que estaría ahí siempre,
y por eso nunca había intentado solucionarlo.

Y Jane vino con un mechón de tu pelo.
Me dijo que se lo habías dado
aquella noche que decidiste cortar con todo.

Sinceramente, L. Cohen.



Traición, perdón y gratitud. ¿Autobiográfica? ¿Quién sabe? Él mismo pudiera ser quien faltó a la fidelidad, quizá sea la carta de quién solicita, quien necesita, el perdón haciendo saber a una tercera persona que, después de todo, fue para bien.
Me ponga en el lugar de quien me ponga la canción me estremece por igual, ¡es triste joder!, es triste para todos sus protagonistas. Como la vida misma: la traición de la persona en quien más confiamos (ahora es fácil imaginar que los versos vayan dirigidos a Kelley Lynch), el adulterio y la pareja condenada al tedio infinito por temor a buscar una solución.

Le he dado mil vueltas al YouTube y demás páginas de videos, tenía intención de poner una cover del tema, ninguna le llega a la suela de los zapatos a las del propio Cohen. Nunca me cansaré de escucharla y de verlo sentir cada verso. Esta fue registrada en Lisboa el 30 de julio de 2009, un día después actuaría en León.

Cohen escribiría en las notas interiores del recopilatorio “The best of Leonard Cohen” (1975) que el dueño del impermeable azul era él mismo:
̶ "Tenía un buen impermeable entonces, un Burberry que compré en Londres en 1959. Elizabeth pensaba que parecía una araña dentro de él. Fue probablemente la razón por la que no iría a Grecia conmigo. Todavía colgaba más heroicamente cuando le quité el forro y alcanzó la gloria cuando las raídas mangas fueron reparadas con un poco de cuero. Las cosas estaban claras. Sabía cómo vestir en aquellos días. Fue robado del desván de Marianne en Nueva York en algún momento durante los primeros años setenta. No me lo ponía mucho hacia el final..."

3 comentarios:

  1. maravilloso Cohen... y buen blog, enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Qué huérfanos y sordos nos habias dejado.Qué susto!.Intuíamos que tras las magníficas vivencias sonoras y literarias que nos narraste del concierto de Cohen habias puesto punto final y apoteósico a tu página.Enhorabuena para tus seguidores porque sólo resultó ser un amago,un respiro, un punto y seguido.Bienvenido de nuevo a la carretera y a la creatividad sonora que nos regala tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la versión del último disco, que es un recopilatorio de ésta gira.
    La versión que más me gusta es la del disco homenaje a Cohen de varios colegas, "I´m your man" de 2006 0 7 (gran disco, por cierto, con una gran versión de Suzanne, muy marchosa); decía que la versión de The Handson family es magnífica. Escuchadla.

    ResponderEliminar