miércoles, 27 de octubre de 2010

Richard James – We went Riding

Esta va a ser la última entrada que escriba en una temporada. No, No, No, No me retiro ni para descansar. Mientras esto sea gratis, aunque no me lea nadie (para eso soy yo mi mejor lector) seguiré usando Blogger, para contarme qué tal fue el concierto de ayer o el último disco que me tocó el corazón.
Me dejo mil cosas que no sé como ni cuando compartir: Los discos de Doug Paisley, Ben Weaver, The Duke & The King, Robyn Hitchcock, Kelly Stoltz, Edwyn Collins, Darker my love... Los conciertos de The Kill Devil Hills, Swell Season, el de John Hiatt que está por llegar... Mi encuentro con Ruper Ordorika y la inevitable sensación de que te has tomado una caña con una estrella de verdad, con un músico que no se cree más que la gente de su alrededor y de quien una vez que escuchas un disco (y se puede empezar por el último que es UNA PUTA OBRA MAESTRA, o rescatar los primeros, que no han perdido un ápice de vigencia 30 años después) te enganchas como en su día te colgaste de Elliott Murphy o de The Waterboys. No exagero, no regalo adjetivos, quien me conoce lo sabe...
Las circunstancias... razones personales que no voy a contar porque este es un blog musical, aunque a veces... Serán sólo quince días, un mes, no creo que mucho más.

Y no quería decir hasta luego sin hablar de un disco. ¿Otra Puta Obra Maestra? Sólo un pequeño placer.

Richard James – We went Riding
Suele ser habitual que cuando una banda de éxito, aunque sea relativo, se disuelve, los miembros de la misma emprendan carreras en solitario que arrastran a los seguidores del grupo primigenio. Pero también suele ser habitual que los resultados disten de los logros alcanzados cuando todos aunaban sus fuerzas.
El protagonista de la excepción, esta vez (joder! la vida está llena de excepciones), es el bajista de los Gorky’s Zygotic Mynci. Como si de los Beatles se trataran, cada uno de sus miembros, con mayor o menor fortuna, con más o menos talento si así lo prefieren, han emprendido provechosas carreras en solitario que a muchos de sus seguidores nos han hecho olvidar (sólo en parte) las genialidades propias de los galeses: Euros Childs, John Lawrence y Richard James, el responsable de uno de los mejores discos en lo que va de año. ¡Venga que eso ya lo he oído antes!, exclamaréis muchos de vosotros. Bueno, es así como lo siento; el tiempo y las nuevas publicaciones van desplazando a unos en favor de otros y, en ocasiones, las repetidas escuchas de los primeros les hacen escalar posiciones en esa imaginaria clasificación. Es por ello que cuanto más avanza el año, más difícil es que un disco te llame la atención y “We Went Riding” lo ha conseguido.

El álbum comienza con una maravilla acústica, “Aveline”, para estallar posteriormente con “When You See Me”, primer single y la canción que más llama la atención en una primera escucha; no se olvida del todo de la psicodelia (“Faces”), pero en general el disco es mucho más terrenal de a lo que los Gorky’s nos tenían acostumbrados.
En su corazón sigue habiendo un hueco para el folk galés (“Yes, Her Smile’s like a Rose”), se deja seducir por los aromas del country con la incorporación del banjo y el pedal steel (“We went Riding”, “Waiting Road”), pero sobre todo destacan los medios tiempos cercanos a la perfecta canción pop que siguen persiguiendo los Belle & Sebastian y que casi atrapa en “You Stop The Rain”. El disco crece surco a surco y aumenta en emoción con la ayuda de una sección de cuerda (“Said I’d Leave”) hasta que cuando parece que todo acabará como empezó, con otra maravilla acústica de título “Take me Home”, le cede el testigo a Cate Le Bon para que su voz sirva de despedida con “From Morning Sunshine”, precioso final para uno de los discos más bellos de los publicados en el 2010.

Un álbum que gustará a los fans de los Gorky’s Zygotic Mynci, como si Richard se hubiera quedado para sí el espíritu de la banda, y que también hará las delicias de los que no lo eran por considerarles demasiado “extraños”. Como con la intención de decirles a las nuevas generaciones, al nuevo movimiento surgido alrededor de Londres (Laura Marling, Johnny Flynn, Fionn Reagan, Mumford & Sons...): - "Yo estaba aquí mucho antes que vosotros, ahí os dejo esto".

Como George Harrison entre los cuatro de Liverpool, en segundo plano pero fundamental en el sonido de la banda, aportando un par de joyas a cada disco de los galeses y que, ahora, dueño de su destino, pero con la ayuda de miembros de su anterior grupo, se ha destapado como un gran compositor. Seguramente en el resultado final hayan tenido mucho que ver los músicos que han participado en la grabación del álbum y puede que ahí radique la diferencia fundamental con su anterior trabajo, el muy recomendable “The Seven Sleepers Den”, de un tono más melancólicamente homogéneo:

Siôn Glyn, Cate Le Bon (fantástica en los coros y como solista), Rhodri Viney (pedal steel) y, sobre todo, Euros Childs (ex-compañero en Gorky’s) que contribuye con coros a lo largo del disco y junto al cual logran capturar la mágia que caracterizaba las grabaciones de su anterior grupo.

La impresión final es la de una reunión de amigos que, con el pretexto de la música, han sido capaces de transmitir el placer que se siente al tocarla. Y eso es muy muy difícil. Habrá quien lo llame talento, inspiración, en realidad se trata de un don y Richard James lo tiene.

Puro placer.

11 comentarios:

  1. Espero vuelvas pronto, a mí me gusta pasarme por aquí. Gran tipo este Richard James, me gusta la sinceridad que desprende, por lo menos en este tema.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. Hata pronto, Coco , esperamos noticias tuyas sin tardar mucho; es un placer leerte.
    Un abrazo, que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  3. Suena muy bien Richard James. Siempre descubriendome cosas nuevas.

    Como te escribie en alguna ocasion, creo que siempre me haces descubrir cosas nuevas

    Gracias

    Cuidate

    ResponderEliminar
  4. Hasta pronto Coco,podría escribirte mil palabras de agradecimiento por lo que nos haces disfrutar con tus hallazgos musicales...pero coincido en lo esencial con los tres entrantes que me preceden.H.

    ResponderEliminar
  5. Por madrid se te lee y se siguen tus recomendaciones, así que vuelve prontito que se echaran de menos.
    Suerte con lo que tengas entre manos.
    Un saludo.
    Beatriz

    ResponderEliminar
  6. Como es costumbre una gran recomendación. Te esperamos a la vuelta, deseo que todo vaya muy bien Don C.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Un fuerte abrazo, Coco. Ha sido un verdadero placer conocerte. Tus entradas siempre han mantenido un nivel de calidad difícil de superar (esas sí que eran putas obras maestras). Te echaré de menos. Salud, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Echaré de menos tus recomendaciones. Gracias Colón por tus descubrimientos.

    ResponderEliminar
  9. Richard James es de los que últimamente me toca la fibra, como Fernando al que descubrí en el mítico Diario Pop con "Gente abollada" y al que volví justo al final de la aventura con "El final de una quimera".
    Repasando tu blog, me ha hecho gracia que tú también usaras el "Be brave" de Strange Boys y sobre todo que tú y Joserra uséis "descacharrada" cuando yo esta tarde utilicé "descacharrante" para definir su música. Al final todos los que por aquí andamos somos parecidos.
    Espero que todo vaya bien y pronto nos vuelvas a deleitar con tus entradas. Ya sabes que te considero uno de los mejores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. lo mismo, ya sabes que desde que te descubrí te leo cuando puedo, y que mola lo de que te marques viajes para ir a los conciertos. eso es vocación y lo demás son tonterías...

    ResponderEliminar
  11. Gracias por la reseña, todo un placer leerte!

    ResponderEliminar