martes, 27 de abril de 2010

Willie Nile, the Man with One Guitar

La semana pasada dejaba dicho que fue ciertamente excitante (y eso que no me atreví a hacer triplete con Nick Garrie). Una sucesión de acontecimientos, todos buenos, me están convirtiendo en un “zóon politikon”, que diría Aristóteles. Uno de ellos, el concierto acústico que ofreció Chuck Prophet en Bilbao, propició mi encuentro con Joserra (el capo de la Land, el Ryan Adams de la blogsfera), alguien con quien se puede hablar de música, o mejor aun, alguien a quien da gusto escuchar hablar de música. A las puertas del Colegio de abogados de la ilustre Villa, y entre docenas de nombres que se cruzaban atropelladamente en nuestra conversación, un deseo común: ver a Willie Nile.
Willie Nile es el secreto mejor guardado del rock americano. Un artista que siempre relaciono con Elliott Murphy: por su procedencia (aunque las enciclopedias citen Buffalo como su lugar de nacimiento, ha vivido la mayor, y mejor, parte de su vida en New York); porque a ambos les sonrió el éxito en el principio de su carrera, pasando posteriormente a un relativo ostracismo; porque los dos aman la literatura sobre todas las cosas, y eso se refleja en sus letras; y porque a principios de los 90 compartieron casa discográfica, amistad y canciones (pulsen el play, a la derecha de la página, y disfruten de la delicia que compusieron a medias).

Cada uno de los discos de mi estantería tiene su historia, y no me refiero a la historia de su grabación, publicación, etc..., sino dónde, cómo y por qué los compré. No me acuerdo de todos, serían miles de historias, pero aquellos discos que me importan un poquito más que el resto todavía tienen un hueco en mi memoria.
Una tienda de Madrid, Discos del Sur, estaba liquidando sus existencias (sólo Dios sabe cuanto dinero me he gastado en esa tienda, y con su ayuda, mi mujer sólo se enteraba de una pequeña parte). El caso es que "Beautiful Wreck of the World", disco a nombre de un tal Willie Nile, costaba una miseria, 1 ó 2 €, creo recordar. Sólo por la portada ya merecía la pena hacerse con el álbum. Y resultó ser uno de los mejores discos que guardo en mi colección. En él se escondían Bob Dylan, Tom Petty, Elliott Murphy, Bruce Springsteen, The Beatles y los Rolling Stones. Y en él se mostraba Willie Nile, una calidad compositiva muy poco frecuente, y una canción dedicada a Jeff Buckley, "On The Road to Calvary", para la que no tuve palabras entonces y para la que no tengo palabras ahora.
Una carrera accidentada, y muy poco prolífica, la de Willie Nile. Nacido en 1948 (un año mayor que Bruce Springsteen o Elliott Murphy), no es hasta 1980 que publica su primer álbum. Él siempre se había sentido un poeta y, según sus propias palabras, después de aprender a tocar el piano y la guitarra, se atreve con la música: -“Tenía todos esos poemas que había escrito. Un día me senté al piano, combiné los textos con la música y empecé a escribir canciones”. Entre 1980 y 1981 publica dos albumes, el primero de los cuales, de título homónimo, se abre con “Vagabond Moon”.

Cuenta la leyenda que los Stones le “robaron” "She's so cold", canción que incluyeron en “Emotional Rescue”, y que Nile renunció a demandarles, presionado por su propia compañía (ahora la toca en directo como si de uno de sus temas se tratara). Precisamente problemas legales con su compañía le retiran del mundo musical, no volviendo a actuar en directo hasta 1987, y a grabar un disco hasta 1991. En su regreso, “Places I Have Never Been”, colaboran “desconocidos” de la talla de Richard Thompson, Loudon Wainwright III o Roger McGuinn. A partir de entonces, no ha dejado de publicar discos, eso sí, a su ritmo: en 1999 el citado “Beautiful Wreck of the World”; en 2006 otra obra maestra, “Streets of New York”; y el pasado 2009, “House of a Thousand Guitars”.
Siempre ha gozado del reconocimiento de la crítica y, sobre todo, de la admiración de sus compañeros de profesión, por ejemplo, Lucinda Williams (precisamente Lucinda Williams, que tiene a Chuck Prophet, nuestro protagonista de la semana pasada, en un pedestal) ha llegado a decir que "On the Road to Calvary" es una de las canciones más bellas que haya escuchado nunca.

Parece que Nile está atravesando por una etapa especialmente creativa y tiene ya preparado lo que será su nuevo álbum para 2010. En sus últimos conciertos son dos las canciones que ha adelantado: “One Guitar” e “Innocent Ones”. El sucesor de “House of a Thousand Guitars” tiene muy buena pinta.


Y ¿A qué viene todo esto?....tras ver a Chuck Prophet, a las puertas del Colegio de Abogados de Bilbao... comentábamos Joserra y Yo que ver a Willie Nile es una cuenta que tenemos pendiente. Poco después nos despedimos. A mi regreso a casa, leo un email en el que un amigo me ofrece la posibilidad de contratar a Willie Nile y su banda. Según puedo leer, tiene cerrado un concierto en Asturias el 21 de Agosto, el viaje desde New York es largo y se trata de amortizarlo con alguna otra actuación en una fecha y lugar cercanos. Al parecer, en pleno verano lo de los conciertos, pues... los festivales y... ¡Dios mío! Si alguien, promotor, sala, universidad, ayuntamiento, festival, lo que sea, quien sea, desde Santander hasta San Sebastián, pasando por Bilbao, está interesado, que me lo haga saber. Sería un sueño cumplido.

7 comentarios:

  1. Joder Coco...estaré por esas fechas de agosto en mi amado Portugal de vacaciones pero la Parroquia merece que venga...Me empiezo a mover...
    Mi canción favorita de Nile es "I like the way" you say yesssssss...
    Madre mía es de la cinta pitufa, una cinta con la que casi me declaré a Cristina...qué tiempos...
    Tiene una voz tan peculiar que me llega tanto , al igual que Steve Forbert, esas voces temblorosas...qué bueno Willie, Coco.
    Por cierto escuchar en los acantilados de tu pueblo el England tiene que ser sobrenatural. Violetas everywhere.Un abrazo.

    Estoy como un niño con lo de Newman...tengo que hacer malabares pero me voy.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el blog. Lo enganché desde el post de Amigos Imaginarios y viendo tu lista de discos de cabecera supe que volvería más veces como así ha sido . Este post de Willie me ha animado a comentar . Cuando salió su primer disco me lo encontré de frente en la estanteria de la tienda (lo publicaron aquí¡¡¡) . Imagen de rocker urbano neoyorquino en blanco y negro ,algún músico conocido , quizás de la Patti Smith band , probablemente otro aspirante a rebufo del éxito de Springsteen con aire más nueva ola (era el punto entonces). Al oirlo en la propia tienda (vagabond moon) todo eso estaba allí pero en forma de grandes canciones envueltas en sonido crudo de fender , bajo y bateria al grano y algún piano elemental. Nunca fué ni será motivo de portada en revistas de tirada importante , ni se hablará de el sin citar a otros como referencias n

    ResponderEliminar
  3. necesarias . Sigue haciendo discos que podrían haber salido 10 ó 30 años atrás . En directo es bajito y su cara refleja el paso de los años . Pero durante el tiempo en escena es la estrella que no es , ni será, fuera del escenario. En una ocasión tras un concierto suyo (con Grushecky, creo recordar)el tipo esperaba en la puerta de la sala y nos despidió uno a uno con apretón de manos y "thanks for coming" sincero incluidos .That`s the reason que decia una de sus canciones .Saludos y ánimo con el blog.

    ResponderEliminar
  4. Para quien esto escribe el que aparezcan dos comentarios con la firma de Joserra Rodrigo y Anónimo E es el mejor reconocimiento imaginable.
    Porque la Land es el mejor (y más visitado) Blog musical que yo conozca y porque los comentarios de Anónimo E valen, a veces, casi tanto com la entrada en sí misma.
    Al final supongo que todos convergemos en el mismo camino: la música hecha con talento y buen gusto y vivida con pasión.
    Gracias a los dos.
    LONG MAY WE RUN!

    ResponderEliminar
  5. felicidades por el blog, es la primera vez que entro buscando una referencia al fantástico NILE y en un blog de un santoñes, que sorpresa, llevo muchos años veranenado allí en Berria, que playa..............y que olas.............. fantástica, sólo decirte que ya está publicado el nuevo album de Willie, se llama como el tema de adelanto The innocent ones y yo ya lo tengo por si lo quisieras, por santoña lo que sea...........un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tuve ocasión de asistir a su concierto del martes en la sala Moby Dick de Madrid. Fue fantástico, necesitaba una buena ración de guitarras rocanroleras. Lo recomiendo. Soy fan desde los ochenta, pero nunca había tenido ocasión de verle en diecto.
    Saludos y enhorabuena por el blog.
    Jose.

    ResponderEliminar
  7. Pues ha tocado en Bilbao esta noche y ha sido acojonante! Yo sólo conocía Streets of New York, el album, y ha sido increible. Como conecta con el publico, anima y se mueve. Increible y apoteósico. Ya puedo morir tranquilo. Como con la pipas facundo.

    ResponderEliminar