viernes, 14 de mayo de 2010

Turin Brakes - Outbursts

Hay un video de unos soldaditos que ha estado dando tumbos por la barra lateral de esta página. Lo coloqué un buen día con intención de hablar, no tardando mucho, del álbum que acababan de publicar los autores de la canción que escenifica. Pero por una u otra razón, lo he ido posponiendo, hasta que debido a la insistencia de una lectora, y amiga, y por su preocupación ante la desaparición del video en cuestión, le ha llegado el momento.
Las buenas nuevas nos vienen, esta vez, desde Londres: Turin Brakes acaban de entregar una maravilla. En su día, principios de siglo, con motivo de la publicación de su primer álbum, se les metió en el saco del “nuevo movimiento acústico” o NAM (New Acoustic Movement, como les gusta decir a los ingleses), a la cabeza del cual estaban los Kings of Convenience y otros con mejor suerte (y ventas) como Elbow o Starsailor. Las guitarras acústicas y las armonías vocales eran los protagonistas de un álbum que debería haber figurado en todas las listas de aquel año, el 2001, con el que consiguieron, incluso, un relativo éxito. Desde entonces, nunca habían alcanzado las cotas de emoción de su debut. Ahora, casi una década (y cuatro discos) después, las han superado. El tiempo me dará la razón, pero es como si desde la publicación de “The Optimist Lp”, todo su trabajo hubiera tenido como fin sacar a la luz “Outburst”.
Los juegos de voces siguen ahí, éstos son marca de la casa: el timbre de Olly Knights (ambiguo hasta el punto de resultar difícil afirmar que quien está cantando se trata de un hombre o una mujer) y las guitarras y voces de Gale Paridjanian, son la base sobre la que se siguen construyendo los temas, canciones que nos transportan a principios de los 70. La que abre el disco, “Sea Change” (motivo del video), puede recordar a los Fleetwood Mac de la época; el espíritu de Crosby Stills, Nash & Young está presente en cada una de las joyas que conforman el álbum; el de Cat Stevens, en los momentos más delicados; el de Simon & Garfunkel brilla especialmente en “Embryos”; y por supuesto, el de America (la banda), en temas como “Apocolips”.

Y sin embargo, aun con todas estas referencias, el término folk-rock no les haría justicia. Una sección de cuerda empuja canciones como “Rocket song” o “The invitation” por encima de las tierras californianas; en “Paper Heart” y “The letting down”, los coros parecen a cargo de la mismísima Jesse Sykes, quedando un regustillo a country-noir que les sienta de maravilla (de verdad que le he dado mil vueltas al libreto para buscar en los créditos el nombre de la cantante de Seattle); y rizando el rizo, en “Radio Silence” parece que los arreglos corriesen a cuenta de los mismísimos Pixies.

Y la suma de todo es esta maravilla titulada “Outburst”.

1 comentario:

  1. Qué bueno su primer álbum...después me dejaron de gustar porque les vi engolados, desorientados...a este disco le tengo que hincar el diente porque recupera aquellos aromas...y porque lo dices tú.

    ResponderEliminar